Gehrman Franz Terzieff-Bellegarde | Fichas inactivas o desapariciones | comunidad

Avatar
Por favor piense en registrarse
Guest
Buscar
Forum Scope


Coincidir



Opciones de Foro



Minimum search word length is 3 characters - maximum search word length is 84 characters
Registro Olvidaste la contraseña?
sp_Feed sp_TopicIcon
Gehrman Franz Terzieff-Bellegarde
Avatar
Veterano
Jugador
Level 0
Forum Posts: 298
MyCred MyCred SdN 25
Miembro Desde:
mayo 16, 2018
sp_UserOfflineSmall Desconectado
1
abril 1, 2018 - 6:08 pm
sp_Permalink sp_Print sp_QuotePost

Gehrman Franz Terzieff-Bellegarde

Raza: Huargen

Clase: Medico

Género: Masculino

Edad: 54 Años

Metas: Cumplir intachablemente con su trabajo y la voluntad de su rey

Clases de Prestigio a la que aspira: Medico

Facción: Alianza

Academia o maestro:
Lorenz Terzieff (Abuelo, fallecido)

Organizaciones: Ejercito de Gilneas, Cuerpo diplomatico Gilneano

Altura y peso:
1,71 cm forma humana, 2,14 cm forma huargen

Peso: 62 Kilos forma humana, 147 Kilos forma huargen

Piel o etnia: Como todos o la gran mayoria de Gilneanos, la piel de Gerhman es palida a raiz de la ausencia casi total de sol en la peninsula Gilneana

Descripción física: Gerhman es un hombre entrad en años, su fisico se conserva medianamente pero ni mucho menos ostenta un fisico atletico como antaño en su juventud, su cabello de un pardo intenso comienza a dar muestras de envejecimiento. No es un hombre alto pero tampoco en exceso bajo, sus anchos hombros indican una vida de trabajo primero como granjero en su niñez y mas tarde como militar, sus ojos de un tono claro y azul se hallan en la actualidad adornados por patas de gallo y arrugas. Porta un bigote de corte comun en Gilneas que mantiene al igual que su cabello acicalado en todo momento como exigen los protocolos de un gilneano de a pie

Descripción psicológica: Gerhman fue desde pequeño un joven curioso, alguien avido por ver y conocer. Tal curiosidad fundamentada en su empatia le han llevado a abrazar el oficio de medico en todos estos años. Su temperamento se muestra tranquilo y conciliador la gran mayoria del tiempo aun pese a ser un Gilneano, hablador como pocos disfruta de temas de conversacion de toda indole tanto científicos como sobre temas triviales. Tiene un estricto codigo de actuacion y etica moral que le trae casi en obsesion en su cumplimiento, este codigo moral le ha llevado irremediablemente a jurar una lealtad inquebrantable al rey Genn y cometer en su nombre actos que han mancillado para siempre su vida aun sin mostrar por ello ira hacia el. Conforme ha ido crecienco unicamente el trabajo logra casi totalmente evadir sus pensamientos de la añoranza de recuerdos pasados y arrepentimientos.

Orientacion sexual: Heterosexual

Creencias e ideales: Hombre de ciencias Gerhman se ha notado escéptico en la fé siempre que ha podido, pero la amabilidad de los forasteros elfos nocturnos le ha llevado a reverenciar sus costumbres y deidades al menos mas que otras deidades mas habituadas al conocimiento humano

Conocimientos:
Tiene gran conocimiento sobre la anatomia humana, enfermedades viricas, cardiovasculares, leve conocimiento en venenos vegetales y animales y empleo de instrumentos de cirugia. Durante su estadia en el ejercito sirvio primero en el regimiento de fusileros antes de ejercer como medico de combate por ello tiene nociones básicas sobre armas a distancia y su uso en combate.

Miedos: Como medico el temor a perder un paciente que se esta atendiendo esta siempre presente, en los ultimos tiempos y debido a los padecimientos sufridos a causa de la no-muerte siente bastante temor hacia las creaciones de esa impia magia negra

Clase social: Media

Familia y allegados: Todos fallecidos

Lugar de Nacimiento y residencia: Poblado de Valletormenta (Reino de Gilneas), Stratholme (Reino de Lordaeron, Residencia Actual)

Oficio: Medico

Hobbies: Estudio de libros sobre medicina & biografias

Biografia:

Reino de Gilneas – Dos años después de la 3ª guerra

https://i0.wp.com/78.media.tumblr.com/b2414075c23513f51f40bf973e5ddd61/tumblr_ncu8boNufH1tden4fo4_500.gif?w=500

El inquieto niño no paraba de sollozar, el dolor que padecía parecía ser inabarcable, sus ojos estaban inyectados en sangre fruto de la infección y la zona que rodeaba al mordisco comenzaba a dar signos de necrosis. Las correas de cuero que lo aferraban con firmeza a la mesa de la vivienda parecían flaquear por momentos, forcejeaba y a cada poco adoptaba formas casi imposibles arqueando su espalda en sobremanera. No debía tener mas de ocho años, explicaciones vagas por parte de la madre no parecían aportar mucho a la cuestión principal que recorría la cabeza de Gerhman como el viento aullante entre los canales de piedra. ¿Qué criatura le había echo eso? ¿Dónde se aventuro el niño para tan fatal desenlace?, no sabía mucho de animales aun pese a sus estudios en el campo de la medicina se limitaba a reconocer algunos venenos menores y nada más, pero aquello era mucho mas grave que todo lo anterior. Fuera la lluvia como era costumbre enervaba los nervios al perturbar el silencio de la oscura estancia, las velas arrojaban sombras espectrales a lo largo y ancho, Gerhman cruzo los ojos con los del infante, su pupila parecía danzar dentro de las cuencas, su contemplación era aterradora pero no dejaba de ser curiosa, casi hipnótica, algo salvaje se discernía en ellos, quizás el leve atisbo de un colmillo en la boca del joven estuviera relacionado. Gerhman se sorprendió ¿había estado ese colmillo ahí desde el principio? Justo en ese instante la puerta fue aporreada con violencia, la madera crujía amenazando con ceder. -¡Abrid esta puerta en el nombre del rey Genn Cringris, soberano de Gilneas!.-. La temblorosa madre del muchacho estaba tan asustada por el computo general de la situación que no abrió siquiera, contrariamente a la fría cortesía Gilneana los guardias tiraron la puerta abajo, no eran soldados ordinarios si no guardias reales de la corona, sus cascos y capas bordadas habían quedado en la memoria de Gerhman desde que lucho en favor de los leales al rey durante la rebelión de la puerta norte. Desprovistos de empatia alguna se impusieron al clamor del medico para que marcharan y a los llantos de la madre del niño, este yacía inconsciente en una extraña calma, rodeando al muchacho cortaron las ataduras y lo arrancaron de la mesa sin contemplación, marcharon tan rápido como llegaron, el niño inconsciente se perdió en la tormenta para no regresar jamás a su madre, Gerhman desolado no pudo conciliar el sueño aquella fatídica noche, creía escuchar mas aullidos de lo normal en los oscuros bosques.

¿Podia acaso vivir el resto de sus días con esa extraña sensación de culpa? rápidamente y casi sin pensar derramo la grasa al interior del candelabro, la mecha pronto encendió una esplendida llama que iluminaba con abundancia a su alrededor. Fuera la lluvia no daba signos de arreciar pero Gerhman era un Gilneano y solo un necio puede pensar ver sol en esa tierra, botas y abrigo largo, rifle y espada, saio a la tormentosa noche perdiéndose entre las callejuelas. Pregunto bajo la penumbrosa luna llena que coronaba el cielo al sepulturero, ningún joven niño con la descripcion que otorgaba el medico había enterrado al menos en el ultimo mes, los mercados también callaban su voz ante el inquisitivo hombre y solo parecían dispuestos al habla con quienes compraban sus productos, claro esta, triviales conversaciones carentes de utilidad para cualquiera. Los cepos rebosaban de criminales en las calles mas apartadas, algunos simples rateros, otros aberrantes seguidores del rebelde Crowley que años antes había desencadenado la rebelión de la puerta norte, Gerhman con particular odio al ver a aquellos bastardos sin nombre recordaba la batalla que enfrento a familias entre si, la amarga tragedia de padres contra hijos, siempre había sido fiel a su rey, siempre. ¿Así pues porque el secretismo que rodeaba a las desapariciones?, aun pese a no encontrar al niño si hallo rumores de mas gente desaparecida, vagas descripciones apuntaban a guardias llevándoselos en la noche al interior del bosque de donde jamas volvían a retornar. Solo cargaba una bala en su pistola y debía apuntar bien la ruta que tomar en sus indagaciones, finalmente se decidió por el bosque en la zona este de la ciudad, el monte negro era sin lugar a dudas la zona mas inhóspita de toda la península, lugar donde el mismo llevaría a un niño del que nadie quiera volver a conocer. Los habitantes de la aldea Valletormenta lo miraban con sorpresa cuando desvió su carruaje en dirección hacia el monte, solo tramperos entraban allí acompañados de jaurías de perros, si regresaban se enriquecían con extrañas pieles, lo mas corriente sin embargo es hallar a los perros tiritando de frió a las puertas de cualquier casa con el zapato de su dueño en las fauces, era pues lógico que Gerhman que parecía de todo menos un trampero fuera mirado de forma tal pero para su fortuna o desdicha no fue detenido y el camino continuo para el.

[ATTACH]2523

Conforme las luces de la villa quedaron atrás y el sonido del bullicio se tornaba en un eco lejano hasta finalmente cesar, Gerhman quedo solo con su soledad en aquel lugar. Se preguntaba constantemente a cada paso el porque hacia eso, porque sacrificaba su integridad por la búsqueda de aquel muchacho y las demás victimas, quizás en sus ojos llenos de miedo creyó recordar los de su propio hijo Friedrich, aquella fatídica noche que puso fin a la rebelión de la puerta norte y en la cual un leal padre tuvo que dar muerte a su mas amada creación, era probable que anhelara llenar ese vació hueco tan imposible de llenar, ejercer la medicina había sido desde niño su vocación aun sin recordar claramente el porque se interno en ella. Ensimismado un leve atisbo de movimiento a su zurda llamo la atención, rápidamente desvió el farol pero para cuando las luces bañaron el lugar solo quedaron arboles y arbustos, ¿acaso las sombras han jugado con su mente?, probablemente quiso pensar. La lluvia en aquella densa parte del monte negro había traído consigo también una espesa bruma que abarcaba del mismo suelo hasta las rodillas de alguien mediano en estatura, el frió que trasmitía se colaba por los pantalones como un cuchillo a la mantequilla, Gerhman sentía un frió terrible, sus ropajes empapados amenazaban con hacerle enfermar quien sabe si de forma mortal, pero seguía avanzando mas y mas en la espesura. Tiritando de frió y casi delirando se detuvo como una estatua de pétreo temperamento en la contemplación de un pequeño zapato rojo, su tono carmesí simulaba de forma tan exquisita la mismísima sangre que el medico aun con años a sus espaldas casi no distinguió que en un costado no era el zapato si no verdadera sangre lo que había depositado, un rugido tañio entre la maleza, las aves se dispersaron, agachado casi arrastrándose y haciendo jirones el empapado y sobra decir costoso abrigo, Gerhman se abrió paso hasta un saliente desde el cual contemplar la escena. En el descenso de una pequeña cuenca cruzada por un arroyo serpenteante yacía un cadáver, tal era su estado que al instante una arcada de repulsión cruzo el estomago del medico, solo se alcanzaba a distinguir el inconfundible tono violáceo de un tabardo gilneano, creía haberlo visto antes y confirmo su sospecha cuando vio la capa bordada colgando de las fauces de aquella terrible bestia sacada de pesadillas y forjada por las mas viles mentes, aun cuando mediría unos dos metros quizás poco mas a sus ojos parecía un coloso de oscuro pelaje y lupinos ojos.

Los dos compañeros del guardia real o lo que debiera quedar de ellos no se veía por nigun lugar cercano ¿habrían huido acaso? desde luego Gerhman no les culparía por ello, la bestia devoraba y bajo el peso de sus fauces crujian las vertebras humanas de su victima, el tembloroso medico se maldecía ¿porque habría de ir allí?, suplicaba las razones en el nombre de su amada perdida hace tanto y de su vastago arrebatado, sollozaba en silencio pero cuando se enjugo los ojos con la manga y disponía a marchar con súbito temor pudo comprobar, la bestia ya no estaba allí abajo y un frio escalofrio que recorrio su espalda por entero al sentir el aliento le confirmo, su destino ya estaba escrito. Entre temblores giro la mirada para encararlo, ojos lupinos de un amarillo intenso, casi sobrenatural que lo observaban con instinto primigenio, jamas desearía a nadie la sensación de sentirse cervatillo ante las fauces del fiero lobo, el rugido precedio a la dentellada en el hombro, cercano al cuello, un dolor indescriptible, parecía sentir toda su sangre hervirse y brotar al exterior con la ira de una tormenta rompiendo contra el suelo, gritaba, no sabia porque pero daba por sentado que ese clamor de agonía seria escuchado en toda Gilneas. Girando la cabeza y tratando de arrastrarse colina abajo logro caer rodando por la pequeña cuenca hasta caer cercano al cadaver devorado, alzo la vista a duras penas y allí encontró el segundo zapato carmesí, un rugido a su espalda le hizo girarse cuando la criatura se lanzo hacia el con gran salvajismo, en sus ojos lupinos intuyo demasiado tarde aquello que había venido a buscar.

https://i2.wp.com/pa1.narvii.com/6338/f3ed15e5d0fa042919f8ad3e33711bf655b940cb_hq.gif?w=400&ssl=1

Fin de la crisis Huargen, Asedio de los Renegados & Exilio – Año 28

Los olores eran por mucho mas intensos, el roció del amanecer embargaba sus sentidos, los sonidos que le rodeaban eran tan nítidos como un ojo de cristalina tonalidad, mas rápido de lo que jamas pudiera ser nadie, mas fuerte que cualquier enemigo que hubiera enfrentado en toda su vida, años habían pasado o quizás solo fueran meses, el olor de la sangre en aquellos días era demasiado intenso para que la bestia se detuviera en tal banalidad. Las barricadas se alzaban en cada calle de Gilneas, ningún distrito estaba seguro, los tejados recubiertos con estacas en algunos puntos, el fuego de los disparos cuyo humo ascendiente impedía la visión casi por completo. Los aullidos se sucedían para deleite de Gerhman, olfateaba incesante en busca de algún incauto defensor Gilneano, algún niño resguardado inútilmente en los sótanos, las fauces borboteaban sangre y clamaban por mucho mas, guiado por su instinto diviso con la claridad que le conferian sus lupinos ojos una caravana de refugiados que trataba de escapar de la ciudad, serian una suculenta presa para el huargen pero nunca llego a tomarla, un disparo surgido de la nada incapacito su pierna dejando escapar un aullido de agonia, la velocidad y fuerza no sirvieron de nada contra los grilletes que los asustadizos soldados dispusieron a Gerhman para su confinamiento. La capital estaba arrasada pero con el tiempo y aliados inesperados la plaga huargen cejo de ser un problema para dar paso a algo mas importante, los renegados marchaban hacia el muro y no restaba mucho tiempo para que lo traspasaran. Siendo uno de los agraciados a los que el archiconocido alquimista Krennan Aranas curo primero, Gerhman no participo en la defensa del reino de Gilneas hasta el punto algido de la batalla, sobre sus hombros sabia que recaían varias muertes en un estado que aun sabia que conservaba en su interior, la bestia esperando cualquier descuido para tomar el control del consternado medico. Sus habilidosas manos frenaron varias hemorragias y cercenaron miembros cuando fue debido para cauterizarlos poco despues, su conocimiento de los medicamentos de la region fue bien empleado logrando salvar a varias personas, pero Gilneas yacía perdida en el horizonte cuando los Renegados se hicieron con la victoria. Fueron los misteriosos elfos nocturnos del oeste quienes salvaron a los remanentes del pueblo Gilneano y Gerhman marcho como no podía ser de otra forma, con ellos. Las miradas de todo Gilneano y Gilneana se tiñeron de preocupación por un futuro incierto en aquel día, Gerhman había dejado atrás tanto, por sorprendente que parezca quizás por el atormentado pasado eso vino bien al medico, se mostró de los mas participativos en cooperar con los misteriosos elfos, como años atrás entro nuevamente a servicio de su rey como medico militar aun cuando en el fondo detestaba la decisión de este de liberar a los rebeldes de la puerta norte durante la invasión huargen a Gilneas, incapaz de perdonar por la muerte de un hijo que consideraba culpa del instigador Crowley. Procuraba mantenerse lejos de cualquiera de estos rebeldes y controlar su lengua y pensamientos cuando estaban demasiado cerca, tan participativo se mostró Gerhman que aun mostrándose escéptico participo como uno de los primeros gilneanos en la prueba de las pozas, casi esbozaba entre tanto dolor una sonrisa cuando esos seres milenarios hablaban de como ese ritual que no podía considerarse otra cosa que arcaico les podía ayudar, pero tuvo que tragarse sus palabras como el tiempo demostró. Igualmente sorprendido se mostró al contemplar con sus propios ojos los milagros de la magia druidica como hacia decenas de años contemplaba en la luz. El entrado en años, Gerhman fue admitido en el séptimo regimiento de infantería de Gilneas participando activamente en varias campañas militares que concernían al reino cuya adhesión a la alianza le resulto difícil de asimilar en un inicio, pronto comprendió que eran nuevos reyes y nuevos estados los que conformaban esa nueva alianza que menos podía hacer que otorgar una oportunidad de juzgarla como había hecho su rey.

https://i1.wp.com/31.media.tumblr.com/955bf35c33f1242ec2d0a64cc019cc6c/tumblr_n46rmw8UPC1qm9aybo1_500.gif?w=500

Actualidad – Año 36

Gerhman ha servido con intachable lealtad a su rey durante todos los años que siguieron al exilio de Gilneas, participo activamente en la reconquista de la ciudad otorgando apoyo medico, diversas campañas de la alianza contaron con su presencia, Arathi, Rocanegra. El ya anciano medico ha vivido una vida por y para los demas, lejos parecen estar el salvajismo y el tormentoso pasado que padecio. Al menos por el momento próximo, su edad avanzada le han conferido un estatus en que sus palabras llegan casi a ser mas útiles que sus habilidades medicas en los tiempos futuros, fue así que los altos mandos de Gilneas integraron al anciano Gehrman Franz Terzieff-Bellegarde en el cuerpo diplomático de Gilneas que se asentaría en el floreciente reino de Lordaeron y su capital, Stratholme. Siguiendo fervientemente al embajador como un emisario menor el infatigable medico no ceja en sanar las heridas de quienes requieren de su atención y de aconsejar a quienes quieran escuchar para evitar los errores que en el pasado el pudiera cometer.

Continuara…

Avatar
Veterano
Jugador
Level 0
Forum Posts: 298
MyCred MyCred SdN 25
Miembro Desde:
mayo 16, 2018
sp_UserOfflineSmall Desconectado
2
noviembre 17, 2018 - 9:53 pm
sp_Permalink sp_Print sp_QuotePost

[table “” not found /]

[table “” not found /]

Zona horaria del Foro:Europe/Madrid
Los Mayor Cantidad de Usuarios Conectados:71
Actualmente ConectadoDarkkang
7
Invitado(s)
Actualmente Navegando en esta página:
1 Invitado(s)
Los mejores Comentando:
sekum: 362
Aard: 298
Molvus: 261
93Rbk: 237
Dhalen: 213
bastian: 178
Estadísticas del Foro:
Grupos5
Foros54
Temas:6818
Comentarios:14872

 

Estadísticas de los Miembros:
Comentarios de Invitados: 75
Miembros: 2348
Moderadores: 2
Administradores: 4