Akrosh Orco Mag'har (Nagrand, Gorgrond, Orgrimmar) | Fichas inactivas o desapariciones | comunidad

Avatar
Por favor piense en registrarse
Guest
Buscar
Forum Scope


Coincidir



Opciones de Foro



Minimum search word length is 3 characters - maximum search word length is 84 characters
Registro Olvidaste la contraseña?
sp_Feed sp_TopicIcon
Akrosh Orco Mag'har (Nagrand, Gorgrond, Orgrimmar)
Avatar
Veterano
Jugador
Level 0
Forum Posts: 298
MyCred MyCred SdN 25
Miembro Desde:
mayo 16, 2018
sp_UserOfflineSmall Desconectado
1
mayo 24, 2015 - 2:05 pm
sp_Permalink sp_Print sp_QuotePost

Akrosh Foso sangrante

[table “” not found /]

[table “” not found /]

[table “” not found /]

[table “” not found /]

[table “” not found /]

[table “” not found /]

[table “” not found /]

[table “” not found /]

[table “” not found /]

[table “” not found /]

Familiares y Allegados
Monturas y Compañeros


[table=”width: 500, class: outer_border, align: center”]
[tr]
[TD=”bgcolor: #D16003″]Nombre[/td]
[TD=”bgcolor: #D16003″]Tipo[/td]
[TD=”bgcolor: #D16003″]Descripción[/td]
[/tr]
[tr]
[td]Wor’kharos[/td]
[td]Huargo[/td]
[td]Un huargo de seis años de vida el cual lleva toda la misma junto a Akrosh, como todo huargo criado desde tan pronta edad su lealtad hacia el jinete es inquebrantable permitiendo solo a Akrosh montar y prefiriendo morir antes de que otro lo haga. Su pelaje es gris cenizo y aproximadamente midiendo tres metros de altura y pesando a lo sumo doscientos kilos se muestra como un rival formidable y el mas fiel de los compañeros de Akrosh.[/td]
[/tr]
[tr]
[td]¿?[/td]
[td]¿?[/td]
[td]¿?.[/td]
[/tr]
[/table]

[table “” not found /]
[table “” not found /]

[table “” not found /]

[table “” not found /]

[table “” not found /]

[table “” not found /]

[table “” not found /]

[table “” not found /]

Avatar
Veterano
Jugador
Level 0
Forum Posts: 298
MyCred MyCred SdN 25
Miembro Desde:
mayo 16, 2018
sp_UserOfflineSmall Desconectado
2
noviembre 18, 2018 - 2:27 am
sp_Permalink sp_Print sp_QuotePost

Reaparicion

Las lunas se alzaban imponentes sobre el cielo colmado de sonido que impregnaba todo Zangar. Habían pasado ya muchos años, demasiados. Akrosh había servido fielmente a la horda, persiguiendo y erradicando a cuantos traidores hubo en su camino, demasiados. Llevaba mucho tiempo sin regresar a Orgrimmar y más aun sin ver al resto de la legión, no obstante aquello le complacía en sobremanera, la libertad y casi ceder a los instintos primarios que durante siglos habían guiado a su clan al dominio de las antes exuberantes selvas de Draenor. Quería creer que aquellos años de continuas cacerías le habían otorgado experiencia, le había preparado de la mejor forma para seguir luchando por su clan y la horda, sin embargo pronto tales pensamientos turbulentos salieron de su mente cuando algo llamo la atención a su lado. Junto a unos arbustos algo comenzó a agitarse, sabía demasiado de ese lugar para intuir que podía ser, desde un dracoespora pasando por un acechador de dispersión, ni uno ni otro eran enemigos fáciles y el foso sangrante no estaba de humor para batirse con ellos así que como pudo se ocultó de las bestias de las profundas marismas.

El buscaba otra clase de presa, aun pasaron horas hasta que reencontró el rastro fresco dejado en el siempre húmedo entorno. Sus pies descalzos pisaban continuamente toda amalgama de plantas que con brillos fosforescentes hacían de esa noche un día casi artificial. Un inconveniente más, el traidor le vería acercarse y cruzar armas no era nunca la primera opción del foso sangrante si tenía la más remota posibilidad de evitarlo. Tras una colina a una milla de distancia lo vio, junto al lago con miradas fugitivas a un lado y a otro se agazapaba como bien podía el goblin y su matón ogro. Jamás le habían reconfortado esas alimañas, lo único que valoran es el oro y eso les pone siempre en constante conflicto con la lealtad que la horda exige, el prospector Triblik siempre había resultado útil a la horda y por ello tenía acceso a información que si bien no decantaría la balanza a favor de la alianza si supondría uno de tantos golpes que terminan por hacerla ceder levemente. El foso sangrante trepo como bien pudo uno de los colosales hongos que conforman el bosque de la marisma, según subía se aseguraba así mismo que aquel seria el ultimo traidor al que daría muerte solo. Si bien “cazar” destilaba una sensación exultante en el orco, incluso el entendía que con objetivos menores y tan residuales del conflicto no lograría gloria ni declinar realmente la victoria por el bando que correspondía a su clan. Desde la altura miro abajo, el goblin bebía agua mientras vociferaba comandas al ogro para que hiciera guardia, el seria el primero.

Arrojándose desde la altura sabía que solo tenía una oportunidad para acabar con el de un solo golpe, los ogros son estúpidos y una raza a la que Akrosh granjea un odio ancestral derivado de su clan. Sin embargo algo se les debe tener siempre en cuenta, su resistencia es fácilmente subestimada. El hacha de hueso hundió su hilera de dientes en la nuca del ogro, pero para su infortunio eso no basto para darle muerte y agitándose buscaba zafarse del molesto insecto que se había subido a su espalda, la sangre brotaba de la herida y Akrosh maldecía no haber emponzoñado la hoja con algo de veneno de dracoespora, un fallo que le hizo caer al suelo de bruces por los embites del enfurecido ogro. Cuando este vio al orco ante si en el suelo su cerebro de almendra funciono con pavorosa rapidez y acertadamente correspondió a Akrosh con un enemigo, alzando su cachiporra para dar cuenta del orco haciéndolo una masa sanguinolenta de vísceras dispersas en la ciénaga. Por suerte para Akrosh el valioso tiempo que le llevo al ogro coordinar la mente y la acción de atacar no era la más fugaz que se pueda tener en cuenta, deslizándose a un lado evito el pavoroso impacto y buscando en su cinturón arrojo una tribal daga directa al cráneo del ogro. Esta vez el grito de este mezclaba odio y verdadero dolor cuando su visión se vio resentida por la pérdida de uno de los ojos, entretanto el viejo Triblik hacía rato ya había echado a correr hacia ninguna parte, no llegaría lejos pensó Akrosh mientras volvía su vista hacia el ogro y con un relampagueante golpe de su hacha hundió los dientes esta vez sí en el vientre desnudo del ogro, rasgando la carne al estirar y logrando destriparlo en todo un espectáculo que siempre alegraba la vista y corazón del foso sangrante.

El goblin no había avanzado mucho, se esforzaba en la titánica tarea de avanzar en medio de la ciénaga. Sus ornamentadas botas y cortas piernas no eran lo mejor en aquel hostil paraje, el jadeo del esfuerzo le llevo a mirar al cielo para recomponer el aliento pero no vio estrellas, solo una figura negra cerniéndose sobre él desde la altura y la oscuridad. Un nuevo trofeo, el último en sus particulares cacerías en solitario. Había llegado la hora de cazar en manada nuevamente, presas más grandes, objetivos con mayor gloria y honor. La cabeza del goblin aun llevaba dibujada en su rostro una mueca de espanto mientras se zarandeaba aun goteando en el cinturón del foso sangrante, la cabeza adornaría las estacas de Orgrimmar y el cuerpo serviría de sustento a las infames bestias del lugar. Nada restaba allí por hacer Akrosh cuando puso por primera vez en años sus pasos hacia las tierras de Durotar.

Zona horaria del Foro:Europe/Madrid
Los Mayor Cantidad de Usuarios Conectados:71
Actualmente Conectado
7
Invitado(s)
Actualmente Navegando en esta página:
1 Invitado(s)
Los mejores Comentando:
sekum: 362
Aard: 298
Molvus: 261
93Rbk: 237
Dhalen: 213
bastian: 178
Estadísticas del Foro:
Grupos5
Foros54
Temas:6817
Comentarios:14861

 

Estadísticas de los Miembros:
Comentarios de Invitados: 75
Miembros: 2306
Moderadores: 2
Administradores: 4