[Guía Orientativa] Los Auchenai | Biblioteca | comunidad

Avatar
Por favor piense en registrarse
Guest
Buscar
Forum Scope


Coincidir



Opciones de Foro



Minimum search word length is 3 characters - maximum search word length is 84 characters
Registro Olvidaste la contraseña?
sp_Feed
Topic Rating: 0 Topic Rating: 0 Topic Rating: 0 Topic Rating: 0 Topic Rating: 0 Topic Rating: 0 (0 votes) 
Topic
[Guía Orientativa] Los Auchenai
Avatar
Miembro
Miembro
Level 0
Forum Posts: 261
MyCred MyCred SdN 34
Miembro Desde:
mayo 16, 2018
sp_UserOfflineSmall Desconectado
1
octubre 11, 2015 - 10:13 pm
sp_Permalink sp_Print
0
sp_QuotePost
Los Auchenai

1816

Los auchenai son los maestros mortuorios de la cultura draenei. Resulta curioso que para una raza con una esperanza de vida tan extensa que les hace parecer casi inmortales ante el paso del tiempo exista un colectivo dedicado al paso a la otra vida. Y es que los draeneis tienen un punto de vista acerca de la muerte realmente extenso en contrario de lo que se pudiera creer de una raza tan longeva.
Los Auchenai fueron una orden de sacerdotes mortuorios, cuya principal función era el de proveer un acceso favorable al difunto a la otra vida en la necrópolis de Auchindoun. Siendo conocidos mayormente como sacerdotes Funerarios y mortuorios, los Auchenai al igual que el resto de sus hermanos eran grandes seguidores y usuarios de la Luz. No obstante, su contacto constante con la muerte les hizo entender la dualidad de la existencia, siendo del mismo modo conjuradores de las sombras al comprender que ambas energías coexisten de manera que ninguna podría existir sin la otra. Esta distinción es especialmente relevante ya que no existe ninguna clase de raza que contemple del mismo modo las sombras a excepción del Culto de la Sombra Olvidada de los Renegados, aunque sus objetivos sean diametralmente distintos.

El hecho del uso de las sombras por parte de los Auchenai trae todo un nuevo punto de vista acerca de la sociedad draenei, pues a primera vista, podría sugerir que para los draeneis (los más fervientes adoradores de la Luz) esto resultaría una blasfemia. Sin embargo, no es así. Realmente Auchindoun se consideraba el segundo lugar más sacro e importante de Draenor justo después de Karabor (el cual pasaría muchos años después en convertirse en el Templo Oscuro).

‘’Los exiliados originales en Draenor encontraron a la muerte una consecuencia inquietante y lamentable de la vida y esa era la razón fundamental de que escondieran a sus muertos en la ciudad subterránea de Auchindoun, una maravilla laberíntica en lo profundo del bosque de Terokkar’’ –De la página Web oficial de World of Warcraft .

Según la misma cita, los draeneis consideran la muerte algo inquietante y lamentable. Estas palabras significan mucho en una raza cuya esperanza de vida es casi infinita siempre y cuando no se deban a razones violentas. Ocurre, es una realidad, pero no es natural y no es bien recibida.

Y esto en circunstancias normales no ocurre casi nunca. Su reloj biológico nunca se degrada ni tiene la necesidad de apagarse como el resto de razas mortales sufren. No sienten la necesidad de aprovechar al máximo su tiempo dado que este difícilmente se acabará. Para un draenei cuya vida trasciende hasta cifras difíciles de imaginar la tranquilidad y parsimonia es el modo de actuar más frecuente. No existen barreras. Pero cuando la muerte llega, lo hace rápido de improviso y rompiendo toda actitud sosegada propia de su inherente naturaleza, es por eso que para los draeneis la gran masacre de Draenor fue un dolor aun más profundo que cualquiera de la que pudieran sentir los Quel’dorei durante la invasión de la Plaga o los Humanos durante las Dos Primeras Guerras. Para cada draenei, la muerte es una experiencia terrible de un profundo impacto emocional que ni siquiera el paso del tiempo puede subsanar.

Las Artes de los Auchenai

Ahora bien, podríamos preguntarnos ¿cuál es la verdadera función de un sacerdote dedicado a la muerte en una sociedad donde la muerte no solo es rara sino que causa una profunda huella psicológica en el individuo? ¿De qué manera pasan su tiempo y cómo funcionan?
La realidad de esta pregunta debe considerarse con un vistazo hacia otra raza. Los pandaren. Al igual que los draeneis tienen una filosofía de vida que se sostiene sobre los pilares de la paz y un lento transcurso de la vida que no incita a la prisa sino a la contemplación. Y al igual que esta curiosa raza existe un colectivo que dedican este tiempo a la comprensión de sí mismos, de la existencia física y espiritual mientras están vivos. Se denominan monjes.

1814

Si asumimos esta premisa, es bastante posible que los monjes de uno de los mayores santuarios jamás construidos en el mundo de Warcraft dedicaran su vida al entrenamiento físico, tareas manuales, al desarrollo físico-espiritual que proveen las artes marciales junto a la filosofía que aporta su condición como guardianes de Auchindoun. Puede que incluso siguiendo la tradición de los monasterios de la vida real, los Auchenai no posaran un pie fuera de la necrópolis una vez hicieran los votos si no era por orden de sus hermanos de mayor rango y bajo circunstancias realmente necesarias, aunque no era extraño que se destinaran hombres a recoger muertos de los distintos asentamientos a lo largo y ancho de Draenor o por lo menos sus cristales de alma.

Cada Auchenai de la actual Auchindoun lleva en todo momento largas togas, indicando que sus actividades son casi siempre de carácter monasterial antes de dividir su camino entre los múltiples puestos y saberes de la ciudadela, los cuales podemos dividir con mayor o menor grado de acierto entre:

1825


-Vindicadores: Los cuales comparten gran similitud con los monjes y todo lo dicho anteriormente un poco más arriba. Como el resto de órdenes draeneis, los Auchenai, también entrenaban paladines y templarios. Rectos y serios dedicados a la protección de los sepulcros. Como ya se ha explicado la muerte de un draenei puede resultar caótica y traumática, un hecho que es conocido por poder provocar a fantasmas y espíritus a revelarse ante su irrevocable destino trayendo consigo energías negativas. Teniendo en cuenta que los espíritus suelen dañar el alma por medio de ataques psíquicos y mágicos resulta mucho más práctico llevar togas, amuletos y abalorios con la facultad para protegerse de enemigos sin presencia física. Puede que llevaran armaduras pesadas, pero sin duda no era habitual. Estos Vindicadores guardan una estrecha relación con los Aldor por su forma de vestir similar y una actuación similar.

1826


-Portavoces de la Muerte: Algunos de los npcs más interesantes son los Portavoces de la Muerte Auchenai. Suelen llevar vendas que les tapan los ojos, muy similar a lo que ocurre con los Cazadores de Demonios. Queda poco claro si su locura es algo previo a la posguerra orca o es algo propio de su condición. Considerando su nombre y ceguera es probable que sus mentes hayan sufrido bastante durante su entrenamiento. También es probable que su ceguera del mismo modo que un Cazador de Demonios siente la presencia demoníaca, los Auchenai sean capaces de ver el reino de los espíritus y su ceguera sea algo provocado por ellos mismos para poder desprenderse totalmente de la barrera física. Mientras el resto de Auchenais son solo capaces de ver y percibir a los espíritus, los Portavoces de la Muerte dan un paso más allá e introducen su mente en el mundo espiritual pudiendo actuar con total intromisión en su plano, lo cual no está exento de peligros. Su función era primordialmente la de luchar con los espíritus corruptos y malvados en el plano espiritual por medio de luz y primordialmente sombras y encontrar mediante su experimentada percepción a los más peligrosos. Así como soporte para los Vindicadores y Sacerdotes de Almas cuando algún espíritu especialmente atormentado decidía atacar.

1827


-Sacerdotes de Almas: Los Sacerdotes de Almas perfeccionaron sus habilidades entre las propias de un sacerdote estándar (llevar a cabo misas, funerales, preparar los cadáveres mediante runas y hechizos, dar reposo y consuelo a los familiares y conocidos de los difuntos) y el sacerdocio mortuorio. A primera vista no parecen diferentes de los predicadores de la luz del resto de órdenes, no obstante, se caracterizan por no solo tratar con los vivos, sino también con los muertos. Recordemos que la muerte es una experiencia aterradora y confusa para los draeneis. Un espíritu angustiado y atormentado por el dolor no será capaz de encontrar su lugar en la no-vida o siquiera tener consciencia de su situación. Los Sacerdotes de Almas son los encargados de servir de guía para estos espíritus dolidos y estos a modo de recompensa responden a las plegarias del Sacerdote cuando les pide auxilio siendo capaz de conjurar espíritus, almas en pena y cadáveres en lo que el resto de razas denominarían nigromancia. Pero hay que matizar que se trata de una nigromancia limpia, una nigromancia que tiene punto favorable el consentimiento del propio muerto algo que no es relevante en el resto de nigromantes.

1828


-Oradores del sino: A menudo estos individuos de largas túnicas podían considerarse la contra parte más difundida de un nigromante. Los oradores del sino suelen encontrarse entre los draeneis más sabios gracias al producto de un laborioso trabajo de entrenamiento mental y espiritual. Estos auchenais, grandes conocedores pertenecen a los Magus o Sacerdote de la Luz más poderosos entre los Auchenai. Sus labores consistían básicamente en la predicción y adivinación gracias al trabajo conjunto de las voces de los espíritus y sus propios poderes que en conjunto eran capaces de anticipar hechos de importancia en un período de tiempo relativamente largo, así como lo fue Velen, el más grande de todos ellos. Son parcos en palabras pueda cada una de ellas son de vital importancia y temen que revelando más de lo necesario puedan conducir al desastre al resto de sus hermanos, sin embargo, cuando lo hacen nada se oirá más que su propia voz pues son altamente respetados incluso entre los que no son Auchenai. También poseen dotes para la nigromancia al igual que el Sacerdote de Almas, no obstante, son mucho menos propensos a usar la magia de las sombras pues podría acabar enturbiando sus visiones.

Sobre la magia de las sombras y la nigromancia.

1822

En este punto es donde se crea la interesante relación de los auchenai con las magias oscuras. Es imperativo saber que el uso de este tipo de hechizos tiene objetivos diametralmente distintos al del resto de conjuradores del mundo. La simpleza de esto radica en que los draeneis no ven a las sombras como algo intrínsecamente malo. En la cultura religiosa draenei la sombra es una parte importante del universo. Esto se deja ver por frases tales como:

‘’En la Luz, llamamos a las sombras hermano/hermana’’ –Frase por defecto de los entrenadores sacerdotes draeneis.

‘’Conforme perdía mis energías con el paso de los siglos, en mi lugar crecía lentamente un vacío que devoraba a cualquier ser que se encontrara cerca. Impotente, veía como generaciones de almas de orcos caían absorbidas por el vórtice. Recientemente, mis enemigos han aprovechado el vórtice y lo han usado para atraer innumerables esbirros de vacío hacia su Legión Ardiente’’ –K’Ure, en Oshu’Gun.

‘’Los espíritus de Auchindoun se fusionaron con mi esencia oscurecida durante centurias. Muchos de los desastres que ha sufrido esta cripta se debieron a mi debilidad. Por desgracia, este ciclo no se puede detener. Forma parte de la condición de naaru: La Luz no puede existir sin el vacío’’-D’Ore, en Auchindoun.

Como aquí se muestra al contrario que para el resto de razas usuarias de la Luz, las sombras no se consideran algo malo. Son naturales y necesarias pero resultan caóticas y desordenadas y es por ello que precisan de un control y no se debe caer ante el abuso de estas. Es por esto que para aquellos que tratan de manera constante con espíritus, tanto puros como caídos en la desgracia y usuarios de las sombras se necesita de una protección contra ellos, forzándoles a usarlas al menos ocasionalmente.
Todos los Auchenai, incluso aquellos que se dedican puramente a las tareas de servicio, bibliotecarios, magos o monjes tienen alguna experiencia con la magia de las sombras. Cada Auchenai iniciado debe de tomar una poción el momento de su entrada a Auchindoun que les permite ver a los espíritus en el mundo físico para siempre.

‘’En ocasiones veo draeneis muertos. Están por todas partes. Bah, nadie me cree porque soy un crío. No me cree ni mi madre. .Él sí que me cree; él también les ve. ¡Y se enfada muchísimo! Tiene gracia, yo veo fantasmas y la gente no me hace caso. Ramdor ve fantasmas y dicen que está loco. ¡Me gustaría no crecer nunca! Mejor habla con Ramdor antes de entrar, fue Sacerdote de la Muerte. ’’ –Ha’lei, niño iniciado en el renovado culto de Auchindoun.

‘’Extranjero…no he sido sincero contigo. Una vez bebas esta poción, verás por siempre el mundo de los muertos. Este recipiente que beberás es el rito de iniciación de todos los sacerdotes de la muerte de Auchindoun. Muchos han acabado locos después de que haya hecho efecto. Ver a los muertos es… chocante’’– Nitrin el Erudito.

1815

A pesar de la naturaleza sobrenatural de la poción es obvio que esta poción es fruto de la alquimia y el uso de la magia de las sombras. Lo que deja claro es que mucho antes de que se considerase ‘’malvado’’ los draeneis ya habían desarrollado el ritual durante cientos de años sin que sus resultados fueran de naturaleza malvada.
Los Auchenai también tenían la facultad de llamar espíritus, pero ante el abuso de esto los sacerdotes eran incluso capaces de volverse locos. Nemuraan, Auchenai, y el primer draenei en conocer a la Alianza hizo llamar a una armada entera de espíritus draeneis para ayudar a la expedición a rescatar a Kurdran Martillo Salvaje del Concilio de la Sombra en el primer viaje a Draenor. Esta forma de nigromancia es benévola, muy parecida a la forma de actuar de los chamanes, pidiendo ayuda a los espíritus antes de imponerles una función como es propio de chamanes oscuros y nigromantes comunes.

‘’La costumbre draenei dictaba que presentaran sus respetos a las torres de los espíritus varias veces al día. Si ayudas a proteger una torre en alguno de esos momentos, ayudarás a que los espíritus vuelvan a la paz en Auchindoun.’’– Exorcista Vaisha.

Mediante el respeto y la adoración a los espíritus. Los auchenai conseguían la ayuda de estos para alguna tarea determinada. Normalmente esto tenía objetivos adivinatorios, intelectuales e históricos antes de que los orcos atacaran. En tal caso, es cuando necesitaron de su fuerza para luchar. Después del abuso de este don, los Portavoces de la Muerte y Sacerdotes de Almas acabaron perdiendo la cordura y acabaron sirviendo como ‘’verdaderos nigromantes’’. Puede que esta relación sea la que acabó precipitando la aceptación de los tábidos o krokul ante la expansión del chamanisto y que luego se ligó a los draeneis. Tal vez fuera visto como otro punto en común de adoración a los espíritus de la vida y la muerte similar al común y difundido culto Auchenai.
No obstante, más importante aun que llamar espíritus, es sanarlos y limpiarlos. Hay que recordar otra vez que la muerte draenei es traumática y eso trae energías peligrosas. Los Sacerdotes de Almas tratan con este fenómeno para encontrar un punto de calma espiritual. Los reflejos de la ira, el miedo, la tristeza o la confusión de los espíritus pueden tornarse en criaturas compuestas únicamente de esos sentimientos y que no buscan otra cosa que crear el caos por el dolor que sienten interiormente. Es por ello que es preciso destruirlos o sanarlos según el grado de infección. La teoría más lógica sería la de que los Portavoces de la Muerte usan sus poderes para encontrar a las almas más dañadas y oscuras, los Sacerdotes de Almas usan espejos especiales junto a su profundo conocimiento de la Luz y las sombras para lidiar con las emociones agitadas y destruir esa manifestación (no el alma en sí) y los vindicadores disuelven esta oscuridad para que las almas limpias de toda emoción caótica puedan regresar a la Luz. Como dijo A’Dal las sombras son necesarias pero deben ser vigiladas con cautela por la Luz. Y esa es la función básica de los Auchenai, traer paz a los muertos por medio de Sombras y Luz.
Por supuesto la magia de las sombras y nigromancia tiene un límite. Es un intercambio de servicios, los espíritus deciden ayudar en todo momento.

‘’Esto no puede durar. Devuelve a los espíritus a su descanso y masacra a aquellos responsables de levantarlos en no-muertos’’-Sacerdote de Almas atormentado.

‘’Los muertos pertenecen al mundo de los espíritus. Solo tú y yo pertenecemos a este’’ –Sacerdote de Almas atormentado.

1810

Los Auchenai caminan por una línea muy fina en todo momento. Usadas de un modo responsable y con sentido las energías denominadas comúnmente como ‘’oscuras’’ convienen en un propósito que siempre se encuentra justificado por el apoyo y vigía de la Luz. Solo tras la explosión de la necrópolis de Auchindoun los Auchenai empezaron a abusar de la nigromancia para sus propios fines movidos por la locura, la tristeza y la corrupción. Del mismo modo que el chamán ha pasado a formar parte de los cultos mortuorios entre orcos y taurens, los draeneis han tenido su propio culto basado en ideas muy parecidas y de ese modo han sido capaces de aprender con tanta versatilidad el chamanismo. Algo que no es tan nuevo para ellos después de todo.

D’Ore y la condición de los Naaru

En este momento viene lo sorprendente de los Auchenai. Es conocido que cuando acaba el ciclo de vida de un naaru pasa a un estado ‘’de hibernación’’ caracterizado por atraer espíritus para fusionarse con ellos y lentamente a través de sus energías renacer recompuesto en Luz. También se conoce que el rito de iniciación Auchenai tiene como objetivo poder ver a los espíritus.
Esto significa que los draenei conocen perfectamente lo que D’Ore está haciendo mientras está renaciendo. Y ante la muerte de D’Ore, construyeron a su alrededor el gigantesco templo de lo que hoy es Auchindoun. Su objetivo es llamar a los espíritus y usar estos ‘’espejos de alma’’ propios de los Sacerdotes de Almas (que quizás puedan ser partes puras de naaru) para purificar las almas y puedan encontrarse puros en el momento que se vean irremediablemente atraídos por D’Ore.

1813

Este hecho requiere un análisis más profundo. En un primer momento pudiera ser que esto se considerase como una abominación, algo similar a alimentar a un demonio u otra entidad igualmente peligrosa sacrificando a su propia gente. Pero realmente lo que hacen es todo lo contrario, D’Ore, es un conducto de la Luz, una de las fuentes más grandes y poderosas de emanación de la Luz. Todo cuanto ellos creen, confían y aman se basa en las doctrinas de la Luz, las cuales fueron enseñadas por los Naaru del mismo modo que les salvaron la vida de la Legión varias veces que de otro modo habrían acabado en su extinción total.

‘’Alimentar’’ a D’Ore no es sino el camino que más honor puede traer a un draenei al verse final y literalmente unido con la Luz para siempre. Puede que suene aterrador pero después de todo no habrían levantado Auchindoun alrededor de la tumba de D’Ore en primer lugar si realmente hubiera sido visto como algo malvado. Asumiendo que los naaru son la mayor fuente de revelación, esperanza, entendimiento y Luz representa la mayor gloria posible para el nombre del draenei emerger como un único ser dentro de un naaru restaurado.

Todas las criaturas vivas y libres de energía demoníaca están bendecidas con una pequeña parte de Luz. Si el fin último de un draenei es poder unirse a la Luz tras su muerte, ¿suena tan horrible servir de fuente de alimentación a un naaru que es la mayor representación de este poder? ¿No es a lo que aspira todo draenei después de todo? Quizás ‘’En la Luz somos uno’’ debería entenderse como ‘’Uno con los naaru’’. Incluso Velen, el mayor profeta y líder de los draeneis, el ser más en comunión con la Luz después de los naaru parece ser consciente de este hecho cuando habla con M’Uru. Quizás fuera la propia idea de Velen la de alzar Auchindoun para dar a su gente su justo reposo con la Luz. Todo esto no significaría para un draenei más que la mejor culminación posible de una larga vida dedicada directa o indirectamente al servicio de la Luz.

Obviamente esto no significa que todos los draeneis fueran a Auchindoun para poder alimentar a D’Ore. Solo aquellos que fueran especialmente devotos, hubieran cumplido un gran servicio o grandes cargos como Exarcas o Magus podían alcanzar completamente lo que esto suponía y ser llevados hasta Auchindoun.
De esto se deduce que quizás la cantidad de cadáveres de Auchindoun pueda resultar un tanto exagerada teniendo en cuenta que anteriormente a la corrupción de los orcos eran una raza con poca tendencia a morir. Por esta razón se especula que en un primer lugar Auchindoun fuera depósito de los restos más antiguos de los Draeneis remontándose incluso antes de la traición de Kil’Jaeden y Archimonde en Argus hace alrededor de 25.000 años. Tomando los cuerpos de cada gran migración en cada planeta que visitaban antes de la llegada de la Legión.
La importancia de Auchindoun aparte de la de reposo para los espíritus y restitución de D’Ore es la que aportan esos miles de años de éxodo siendo también guardianes de la historia draeniana desde que se vieron obligados a huir de Argus.

La Caída de Auchindoun

Durante años los draeneis enterraron en Auchindoun, el más grande de los mausoleos jamás construido. No fue hasta la llegada del Concilio de las Sombras cuando todo se torció e invocaron a un ser de terrible poder en su interior que devastó el templo e hizo que la tierra a su alrededor muriera y se consumiera en un árido desierto grisáceo muerto. La explosión mágica no solo destrozó la mente de los auchenai residentes en ese momento y rompió la calma de los espíritus de los difuntos sino que también abrió una brecha de magia tan poderosa que atrajo la atención de varios seres de la sombra atraídos por el abuso arcano. Como ocurriría en la caída de K’Aresh, el mundo natal de los etéreos y el hambre de Dimensius el Devorador.

No queda claro de cuándo pero Murmullo fue fruto de una de estas dos explosiones. Siendo la primera la que originó el Campo de los Huesos un territorio baldío plagado tanto de huesos draenianos como de las criaturas que vivían alrededor de Auchindoun. Pero en defintia ambas causaron la destrucción del gran templo. Avergonzados y afectados por las energías del lugar los auchenais supervivientes sintieron que había sido culpa suya y la locura no tardó en apoderarse de ellos.

En un solo momento los Sacerdotes de Almas y Portavoces de la Muerte habían podido ver más muerte de la que habían experimentado en varios siglos de trabajo. De repente con la Guerra Orca en curso el 80% de la población había muerto o había sido esclavizada para rituales demoníacos con lo que la mente de los abatidos Auchenai acabó por desbordarse. Nunca antes los Auchenai habían tenido que lidiar con tal cantidad de muerte, era algo totalmente nuevo sentir tal mortalidad y les condujo a una terrible depresión.
Entonces cuando los orcos fijaron como objetivo la destrozada necrópolis los supervivientes auchenai trataron de esconderse en lo profundo de Auchindoun y lucharon en grupos separados entre sí mismos y los invasores, reclamando para sí las restantes alas de la fortaleza. Para entonces ya se consideraban un auténtico culto de la muerte obsesionado con esta pues se creían los portadores de la terrible verdad, pensaban que estaban solos y si no lo estaban no tardarían en ser los últimos.

‘’Los Auchenai aceptan que Terrallende es un mundo muerto. ¡Aquellos que busquen restaurarlo no son más que meros ilusos!’’ –Ixamos el Corrupto.

1812

Aunque sabemos que en un primer momento el objetivo de Auchindoun había sido el de crear el templo para restaurar a D’Ore aquel objetivo había carecido de sentido cuando todo lo conocido había sido aniquilado con tal suma facilidad. Que D’ore aun fuera incapaz de levantarse de todo lo que habían sufrido, de todo lo que habían sacrificado y hecho por despertarle significo una señal clara para los Auchenais dementes de la ciudadela. Draenor no volvería y aquel lugar en el vacío llamado Terrallende no tenía salvación alguna. La vida debía ser purgada, el objetivo había cambiado radicalmente.
El único modo de que se pudiera mantener la paz era barrer con un ejército de no-muertos Draenor, era un lugar muerto. Algo ciertamente similar a la visión del Martillo Crepuscular. Cuando los auchenais empezaron a corromper deliberadamente a D’Ore y alzar el creciente ejército de no-muertos, los draeneis tenían claro que aquellos nobles Auchenais supervivientes habían dejado de existir para dejar poco más que a los fantasmas atormentados que solían combatir.
En Burning Crusade los Auchenais fueron finalmente exterminados por el resto de fuerzas exteriores o acabaron uniéndose a la imperante orden de la Legión Ardiente perdiendo para siempre la cordura.

-Los etéreos siguen al Príncipe Nexo Shaffar en las Tumbas de Maná buscando objetos para derrotar a las criaturas del Vacío Abisal que destrozaron K’Aresh.
-Los Servidores de la Legión y auchenais seducidos por los demonios levantan espíritus corruptos en las Tumbas Auchenai.
-Un Clan Renegado de Arakkoas permanece en las salas Shettek esperando el inminente regreso de Terokk.
-El Consejo de las Sombras en el Laberinto Oscuro ha convocado una criatura de horrible poder llamada Murmullo.

Personalidad de los Auchenai

1819

Aunque ha quedado claro que un menguante grupo de Auchenai pudo huir durante las explosiones de Auchindoun o afortunadamente se encontraban en otro lugar, su número es en verdad reducido. Son los portadores de las últimas palabras de sus ancestros y su deber más imperante es reconquistar Auchindoun y purificarlo para que pueda volver a ser la necrópolis dedicada a la Luz que siempre fue.

La personalidad de un Auchenai en verdad puede resultar un tanto caótica. La constante visión de muertos, así como el uso moderado de la magía de las sombras y la nigromancia pueden alterar levemente el ánimo y cordura de un draenei común. Del mismo modo debido a su constante relación con la muerte han desarrollado un ánimo duro y estricto que a menudo se nota en las ropas lúgubres y oscuras en el que difícilmente dejan ver sus emociones ya que entienden que la muerte es ahora más que nunca una realidad en la vida de los draeneis.

No obstante, eso no implica que sean fríos y carentes de empatía. El mismo Exarca Maladaar el antiguo líder de los Auchenai antes de caer bajo la corrupción era alguien compasivo y apasionado que se dejó llevar por las energías malignas y acabó siendo algo menos que un sargerei.

Fuentes: Kharanei, Wowpedia, Wowiki, MMO-Champions y especialmente la página Magic and Roleplay (The Auchenai by Drustai Defías Brotherhood) que ha sido la principal referencia así como los foros oficiales de World of Warcraft (Thelos).

Zona horaria del Foro:Europe/Madrid
Los Mayor Cantidad de Usuarios Conectados:121
Actualmente Conectado
28
Invitado(s)
Actualmente Navegando en esta página:
1 Invitado(s)
Los mejores Comentando:
sekum: 362
Aard: 298
Molvus: 261
93Rbk: 237
Dhalen: 213
bastian: 178
Estadísticas del Foro:
Grupos5
Foros54
Temas:6826
Comentarios:14885

 

Estadísticas de los Miembros:
Comentarios de Invitados: 75
Miembros: 3046
Moderadores: 2
Administradores: 4